Inicio Noticias

Sin acto cívico Tomás Garrido en el 128 aniversario de su natalicio

parque-tomas-garrido
parque-tomas-garrido

Aunque cada 20 de septiembre el gobierno del estado realiza un acto cívico para conmemorar el natalicio de Tomás Garrido Canabal, este año el monumento dedicado al conocido”hombre del sureste” fue relegado al olvido y ninguna autoridad acudió al parque que lleva su nombre.

Al parecer, fue la falta de presupuesto lo que motivó que este acto público se suprimiera de la lista de eventos oficiales programados para lo que restal del año, el último de la administración de Arturo Núñez Jiménez.

Este 2018 se cumplirían 128 años desde el nacimiento del controvertido ex jefe del ejecutivo estatal.

Cabe recordar que en abril de 2015, durante el 72 aniversario luctuoso de Tomás Garrido, la Dirección General de Acción Cívica y Cultural del Gobierno de Tabasco imprimió la imagen del ex presidente de México Lázaro Cárdenas del Río en la mampara principal del presidium, en vez de poner la del ex gobernador.

Tomás Garrido Canabal, quien nació el 20 de septiembre de 1890 gobernó del periodo de 1922-1926, y durante su mandato organizó reformas dirigidas al mejoramiento de las condiciones de vida de la sociedad, basadas en la educación, el fomento a la ganadería y agricultura, la organización laboral y el apoyo a los derechos de la familia.

Uno de sus aportes más significativos fue el impulso integral a la enseñanza, con la promulgación de la Ley de Educación Pública y la implementación de la escuela basada en el raciocinio y la acción investigadora.

Anticipándose a la Federación, Garrido decretó en 1925 la participación de utilidades a favor de obreros de negocios agrícolas y empresas fabriles; de igual forma, en 1926 impulsó en el Congreso local la Ley del Trabajo y declaró de utilidad pública las cajas de ahorro, las sociedades cooperativas y el reparto de utilidades.

Sin embargo, también es ampliamente conocido porque en enero de 1925 promulgó un decreto que restringió a uno por cada treinta mil habitantes, el número de sacerdotes que podían oficiar en Tabasco. El gobernante emprendió una férrea campaña anticlerical y también contra el alcoholismo y otros vicios.

Escribenos tu comentario