Inicio turismo tabasco

Artesanías Tabasqueñas

A pesar de ser una entidad con gran legado cultural, Tabasco no cuenta actualmente con una antigua tradición artesanal.

Se limita a crear artículos y muebles de madera fina, adornos diversos de fibras vegetales y la exclusiva creación de objetos varios hechos de piel de animales salvajes; como ejemplo de ello podemos mencionar sandalias, botas, bolsos, zapatos, de tiburón, iguana, lagarto, reptiles y tigrillos. Se trabaja alfarería porosa para crear objetos de uso doméstico como ollas, coladores, comales, candeleros, cajetes y vajillas.

artesanias-tabasco

En cuanto a la producción textil, en Tabasco se confeccionan camisas y servilletas de algodón bordadas, así como mosquiteros de gasa.

Los artesanos tabasqueños saben manejar a la perfección la fabricación de muebles modernos de caoba y de cedro.

Los artesanos tabasqueños saben manejar a la perfección la fabricación de muebles modernos de caoba y de cedro; con madera tallada hacen originales máscaras, tambores, utensilios, cucharas de mango largo adornado con figuras geométricas, así como nichos para imágenes religiosas. Tabasco es el estado donde se trabaja con pieles, motivo por el que los artesanos han logrado una producción ampliamente aceptada en todos los mercados nacionales y extranjeros; elaboran zapatos y botas de piel de tiburón, iguana o lagarto, así como zapatillas de tigrillo, carteras, bolsos y cinturones de piel de nutria o víbora.

artetabasco

En Tabasco se crean calabazas secas, o jícaras, finamente grabadas en el típico pueblo de Jalpa de Méndez; una fina selección de sombreros de paja y muebles de mimbre son hechos en la pintoresca ciudad de Tapijulapa: los artesanos que habitan la costa crean artísticas reproducciones de sus típicos botes llamados “cayucos”, así como artículos hechos con piel de pescado y rana; además se pueden encontrar artículos decorativos elaborados con hueso y cuernos.

Nacajuca se tienen vistosas bolsas, sombreros, abanico todo ello elaborado con palma, guano redondo, corazón y cáscara de cañita

De Nacajuca se tienen vistosas bolsas, sombreros, abanicos, carpetas, tapetes, respaldos, cestos, lámparas y carteras; todo ello elaborado con palma, guano redondo, corazón y cáscara de cañita, junco y joloche, entre otras fibras vegetales. Sobresalen además las vajillas de cerámica, los famosos cayucos de madera y los tambores del poblado de Tucta. Jalpa de Méndez aporta las famosas jícaras labradas, así como otros artículos elaborados con estas jícaras, tales como lámparas, floreros, alhajeros, alcancías, portaplumas, ceniceros, servilleteros y maracas. Tacotalpa se distingue por la elaboración de objetos de ornato y muebles hechos a base de mutusay (especie de mimbre); entre ellos lo más característico son las mecedoras, sillas, cunas, lámparas, portarretratos y bolsas.

artesanias-de-tabasco

Debido a la vegetación selvática de la zona son numerosos los artículos de cestería, destacando los sombreros de palma y los muebles de mimbre, así como las extraordinarias jícaras labradas. Igualmente, dada la importancia que históricamente ha cobrado el transporte fluvial en la región, los artistas tabasqueños reproducen a pequeña escala una típica embarcación llamada “cayuco”, labrada en una sola pieza de madera, y hacen diversas artesanías de tallado en hueso y en cuerno.

La jícara labrada

La jícara labrada, a nuestro juicio, es la más genuina, bella y representativa artesanía tabasqueña. El arte del esgrafiado o labrado de jícaras, así como el uso de éstas como utensilios domésticos, se pierde en la noche de los tiempos.

Quienes no conocen el origen del fruto que se utiliza para realizar estas hermosas vasijas las confunden con los verdaderos cocos labrados y los llamados cocos, por extensión, y con los guajes y leques.

Los conocedores de última hora confunden la jícara con el güiro, confusión en la que incurren los propios artesanos, que en algunos casos conocen perfectamente la técnica del labrado pero desconocen por copleto la diferenciación entre estas variedades porque no están familiarizados con la clasificación.

artesanias-tabasqueñas

La jícara, ya sea redonda o cucharona, sirve no sólo para beber, sino como auxiliar en la batea, para lavar o bañarse a jicarazos. El esgrafiado o labrado de jícaras se inicia desde que el fruto está en la planta, donde de escoge desde pequeño o puede ceñirse; cuando el fruto está maduro o apto para separarlo de la planta, se inicia el proceso de corte, vaciado y labrado, en el que nuestros artesanos utilizan rudimentarias herramientas. Hay quienes han depurado su arte a tal grado que son capaces de lograr excelentes retratos esgrafiados en jícaras de cualquier tamaño, como Sebastián Contreras, a quien puede considerarse el pionero y el más distinguido de esta modalidad; a él y a muchos más artesanos les debe su municipio, Jalpa de Méndez, la merecida fama que goza por las magníficas jícaras labradas que ahí se producen.

Escribenos tu comentario